miércoles, 20 de septiembre de 2017

TINTA NEGRA: UNA CUESTIÓN DE ETIQUETA

 
 
 

   Cuando vamos a una librería en busca de una novela con una historia que trate sobre crímenes es muy probable que nos dirijamos a una sección que se etiquete con algo así como “Misterio, thriller, suspense…”. Las editoriales tampoco son unánimes en el nombre de las colecciones que agrupan este tipo de novelas: “serie negra”; “Libro policíaco de bolsillo ”; “club del crimen”... Hace años, Bruguera publicó una colección en formato revista, al estilo pulp americano, bajo el nombre de “Club del misterio”. Fue en ella donde leí por primera vez a Hammett, Conan Doyle o Jim Thompson. "Negra y criminal" era el nombre de la emblemática librería barcelonesa especializada en el género (que tristemente ha cerrado), lo que parece indicar una diferencia entre ambos términos, de hecho, su fundador, Paco Camarasa, seguramente el mayor divulgador del género en España, propone el nombre de Novela Negrocriminal en su reciente libro Sangre en los estantes, una joya imprescindible para los amantes de las novelas negrocriminales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LO + VISTO ESTA SEMANA