lunes, 15 de enero de 2018

EL TINTERO DE ORO: GALA DE PREMIOS IV EDICIÓN



  ¡Damas y caballeros! Bienvenidos a la cuarta Gala de premios de EL TINTERO DE ORO que en esta ocasión se celebra en... ¿qué? Por supuesto, Lord Byron, lejos de mi ánimo está el estropearles la velada, pero entienda que tengo que dirigirme a nuestros lectores del siglo XXI. ¿Podría pedirle al señor Shelley que esperara unos minutos para iniciar su declamación? De paso, ¿sería tan amable de preguntar al doctor Polidori si por casualidad tiene Biodramina? Piense que los participantes de esta edición hemos viajado en el tiempo por primera vez y estamos un poco mareados.

  Bueno, disculpad las molestias. Lord Byron es un poco estirado y arrogante. Y al parecer no le ha sentado nada bien que el motivo de nuestro viaje no sea escuchar su poesía, sino rendir homenaje a Mary Shelley por los doscientos años de la publicación de la primera edición de Frankenstein o el moderno Prometeo. Claro que ella todavía no lo sabe. De hecho, a 7 de octubre de 1816 ni siquiera tiene la menor idea sobre qué irá su historia.

  Los participantes ya están acomodados en el salón de la Villa Diodati. Sentados alrededor del fuego de la chimenea observo a Claire Clairmont, Lord Byron, John Polidori y, por supuesto, a Mary Shelley. Biodramina no hay. Pero sí Láudano. En medio de todos nosotros, Percy B. Shelley lleva en la mano los relatos de esta edición para leerlos con la mágica dicción que lo caracteriza.

¡Comenzamos!

viernes, 12 de enero de 2018

TRANSFERENCIA

  

   ¿Por qué buscamos vida extraterrestre? ¿Qué respuestas esperamos que nos den? Tarde o temprano tendremos que planteárnoslas porque, tal vez, sea la única manera de que podamos estar preparados para su llegada.

   Y, quizá, podamos tener alguna oportunidad.


domingo, 7 de enero de 2018

MICROLOGÍA: DISPARANDO AL CORAZÓN



  ¡Ay, el amor! Ese estado, sentimiento o emoción que rige nuestras vidas. Buscarlo es humano; encontrarlo, divino; mantenerlo, es casi una quimera... Son muchas las balas que pueden atravesar al corazón enamorado. De entre ellas:  el desengaño, el enamoramiento por el propio Amor, la promiscua pasión, la monotonía o, simplemente, la lenta extinción de la llama.

  Así que a un mes de San Valentín, he pensado en cargar la recamara de mi revólver con esas balas en forma de tres micros y dos hiperbreves.

  Es que soy de un romántico...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...